Inicio Blog junio de 2018
  • 14 de junio, 2018 - Mociones

    Desde 2014 los locales de juego y apuestas han crecido un 140% en la Comunidad de Madrid, particularmente en las arterias comerciales y en todos los barrios y poblaciones de la Comunidad. Según un informe de la Dirección General de Ordenación del Juego, el cliente potencial ha cambiado en el transcurso de los años, algo que las empresas del juego conocen perfectamente. Actualmente el cliente tipo es el de un varón de entre 18 y 43 años con necesidad de conseguir dinero rápido. Ello explica la expansión, particularmente de las casas de apuestas deportivas, que han logrado alcanzar una gran popularidad entre la juventud gracias a los patrocinios de equipos de fútbol y publicidad en medios de comunicación. El estudio de “Percepción social sobre el juego de azar en España”, del Instituto de Política y Gobernanza de la Universidad Carlos III de Madrid, concluye que las apuestas deportivas atraen especialmente a jóvenes de entre 18 y 24 años.

    Colmenar Viejo no ha sido ajeno a la proliferación de este tipo de negocios. Podemos ver la mayoría de ellos en el entorno de la calle Real y la Plaza del Pueblo, a escasa distancia unos de otros, además de en zonas comerciales.

    Por lo general, el riesgo que entraña el juego pasa desapercibido, atrayendo a clientes muy jóvenes desconocedores de estar realizando una actividad que, si no se practica con responsabilidad, puede llegar a desembocar en una adicción. Que el jugador patológico medio se encuentre en 25 años es la constatación de esta realidad.

    La proliferación de las casas de apuesta, además, no repercute de ningún modo en la activación de la economía local, sino todo lo contrario. No genera prácticamente empleo, ya que los dispositivos electrónicos de juego son prácticamente autónomos. Además, retrae la capacidad económica de las familias y fomenta una actividad como las apuestas que, principalmente en su aplicación online, no genera apenas ingresos tributarios al Estado, pues sitúan sus sedes fiscales fuera de nuestro país. Por otro lado, las casas de apuestas también perjudican gravemente el negocio local hostelero debido a una agresiva competencia desleal, con unos precios muy bajos, con el objetivo exclusivo de atraer clientes, ya que el beneficio no reside en el servicio hostelero, sino en la actividad de apuestas.

    En 1992 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocía la ludopatía como un trastorno, y la incluía en su Clasificación Internacional de Enfermedades. La gran mayoría de psiquiatras de España identifican la ludopatía como un trastorno de control del impulso. Numerosos ensayos clínicos demuestran que se trata de una condición que afecta gravemente no sólo al individuo, sino a todo su entorno familiar, laboral, y de amistades, con consecuencias económicas y emocionales que sobrepasan al propio enfermo.

    Es importante que la Administración asuma con determinación una situación que puede desembocar en un problema social de envergadura. Los Ayuntamientos tienen una gran responsabilidad a la hora de incorporar mecanismos que protejan a la población más vulnerable y garanticen el bienestar del conjunto de los vecinos.

    Por todos estos motivos, el Grupo Municipal de GANEMOS COLMENAR PROPONE que se adopte los siguientes ACUERDOS:

    PRIMERO: Que el Ayuntamiento de Colmenar Viejo elabore una campaña de sensibilización sobre los riesgos del uso irresponsable de las apuestas y juegos de azar.

    SEGUNDO: Que se estudie la posibilidad de limitar el aumento descontrolado de los locales de juego en el municipio.

  • 14 de junio, 2018 - Mociones

    La aglomeración de multitudes durante la celebración de fiestas populares, eventos o conciertos, junto con el consumo de alcohol y/o drogas favorece la multiplicación de comportamientos que se traducen en agresiones contra la indemnidad sexual de las mujeres, debido a la sensación de impunidad que provoca la dificultad de identificar a los agresores en eventos que implican una gran concentración de público; junto con la presencia de patrones machistas de comportamiento que construyen una imagen de la mujer como un mero objeto sexual.

    La existencia de este tipo de comportamientos constriñe la posibilidad de las mujeres de desenvolverse en condiciones de plena libertad, lo que supone un vulneración evidente de derechos fundamentales, tales como la integridad física, el derecho a la igualdad, o el libre desarrollo de su personalidad.

    La presencia constante de patrones de comportamiento machista supone la normalización de un contexto social en el que las mujeres sufren situaciones de acoso y agresiones sexuales que se ponen de manifiesto de las más diversas formas, desde el piropo no consentido al insulto, o incluso por medio de agresiones físicas y abusos sexuales de toda índole.

    En las últimas fechas, los sucesos relacionados con agresiones sexistas en eventos que implican grandes concentraciones de público se han mostrado con toda su crudeza en fiestas tan populares como los “sanfermines”, o en fechas más recientes con la clausura del Festival Brávalla, -el festival de música más importante de Suecia- debido a que en su última edición se produjeron cuatro violaciones y veintitrés agresiones sexuales.

    Las Administraciones Públicas, como garantes de los derechos y libertades que incorpora nuestro sistema constitucional, no pueden permanecer impasibles ante situaciones tan deleznables como las descritas, lo que implica la adopción de una actitud proclive a la adopción de medidas de carácter preventivo y reactivo frente a la manifestación de cualquier tipo de agresiones o comportamientos sexistas que menoscaben los derechos y libertades de la mujer.

    Así, Ayuntamientos como el de Pamplona o Elorrio han adoptado protocolos, programas y medidas específicas contra la proliferación de comportamientos y agresiones sexistas en fiestas y eventos que supongan grandes concentraciones de público.

    Por todos estos motivos, el Grupo Municipal de GANEMOS COLMENAR PROPONE que se adopte los siguientes ACUERDOS:

    PRIMERO: ​La redacción de un Protocolo para la Prevención y Protección contra Agresiones sexistas, por parte de los servicios municipales, en colaboración con asociaciones, organismos o instituciones que tengan por objeto la promoción y defensa de políticas de igualdad.

    SEGUNDO: ​El establecimiento de puntos de prevención contra las agresiones sexistas en fiestas y eventos multitudinarios, que tendrán como finalidad la distribución de materiales informativos y la orientación y atención inmediata a posibles víctimas de agresiones sexistas o sexuales.

  • 14 de junio, 2018 - Mociones

    Como consecuencia del cese de una trabajadora municipal que estaba ocupando el puesto de TAG de personal, el GM de Ganemos Colmenar ha tenido conocimiento de las prácticas irregulares en la contratación de este Ayuntamiento.

    El régimen de nombramiento de funcionarios interinos viene regulado en el artículo 10.1 del TREBEP, que establece que, por razones expresamente justificadas de necesidad y urgencia, serán nombrados funcionarios interinos para el desempeño de funciones propias de funcionarios de carrera, cuando se dé alguna de las siguientes circunstancias:

    a) La existencia de plazas vacantes cuando no sea posible su cobertura por funcionarios de carrera (en este caso, las plazas deben incluirse en la oferta de empleo público):
    b) La sustitución transitoria de los titulares.
    c) La ejecución de programas de carácter temporal, que no podrán tener una duración superior a tres años, ampliable hasta doce meses más por las leyes de Función Pública...
    d) el exceso o acumulación de tareas por plazo máximo de seis meses, dentro de un periodo de doce meses.

    El artículo 10.3 del mismo Texto Refundido, establece que “el cese de los funcionarios interinos se producirá cuando finalice la causa que dio lugar a su nombramiento”.

    Por tanto, no cabe fijar una fecha de término del contrato de interinidad salvo en los supuestos de que el nombramiento esté vinculado a la ejecución de un programa de carácter temporal, es decir, un contrato de seis meses por acumulación de tareas.

    Hay que tener en cuenta que el despido que nos ocupa no es caso aislado, y que estas contrataciones y ceses irregulares de funcionarios interinos han sido una práctica constante en el funcionamiento de este Ayuntamiento.

    Como consecuencia de la denuncia de Ganemos Colmenar, hemos tenido conocimiento de los pormenores de otros ceses, como el de una auxiliar administrativo de Registro General o el de un vigilante del Servicio Municipal de Deportes. Seguro que hay más.

    Por estos motivos Ganemos Colmenar apremia al Equipo de Gobierno para que regularice estas situaciones y las contrataciones respondan a los supuestos permitidos en el Estatuto Básico del Empleado Público. Lo contrario es continuar en la senda de precarización del sector público.

    Pero hay una segunda cuestión más indecente: el Partido Popular no puede utilizar artimañas fuera del Estatuto Básico del Empleado Público para despedir a trabajadores que le son incómodos. No es la primera vez que Ganemos Colmenar
    denuncia despidos provocados, y de sobra es conocida la tropelía cometida con la Directora de Servicios Sociales.

    El GM de Ganemos Colmenar pretende poner límite a estas prácticas prepotentes y caciquiles del Equipo de Gobierno en la contratación y cese de los trabajadores. El Ayuntamiento de Colmenar Viejo no es un cortijo del Partido Popular. La contratación tiene sus reglas y hay que ceñirse a ellas. No podemos permitir que sean los vecinos los que tengan que pagar los desmanes del Partido Popular en forma de indemnizaciones ganadas en los juzgados por los trabajadores injustamente despedidos.

    En el caso del despido la TAG de Personal, se da la extraña circunstancia de que la funcionaria fue cesada el viernes 18 de mayo, y el mismo día de su cese se decreta el nombramiento de un nuevo funcionario interino. El motivo era que la trabajadora despedida regresaba a la bolsa de trabajo ocupando el primer lugar debido a la puntuación obtenida en el proceso selectivo. Para evitar tener que contratarla de nuevo, era necesario acudir a la bolsa de empleo antes de que la trabajadora no deseada cesara de su puesto.

    Este expediente de contratación se tramitó en tan solo cinco días, cuando de sobra es conocida la dilación a la que el Partido Popular nos tiene acostumbrados en la tramitación del resto de expedientes. Es evidente que el efecto perseguido era no tener que contratar a la damnificada, que a partir de su cese entraría la primera en la bolsa de empleo.

    Estas prácticas no contribuyen a remediar el nefasto clima laboral existente en el Ayuntamiento.

    Por todos estos motivos, el Grupo Municipal de GANEMOS COLMENAR PROPONE que se adopte los siguiente ACUERDOS:

    1. Exigir al Equipo de Gobierno que regularice los procesos de contratación y que no se produzca ningún otro cese no contemplado en los supuestos tasados en el EBEP.

    2. Exigir al Equipo de Gobierno que dé cuenta en la Comisión Informativa de Hacienda y Personal de los expedientes de todas las contrataciones y ceses de funcionarios interinos.