Inicio Blog tag "sanidad pública"
  • 14 de febrero, 2018 - Mociones

    El Hospital Universitario La Paz, así como los Hospitales Carlos III y Cantoblanco, que forman parte del mismo, vienen sufriendo una situación de colapso y deterioro que ha llegado a extremos intolerables. La saturación permanente del Servicio de Urgencias del hospital ha sido puesta de manifiesto reiteradamente por trabajadores y usuarios del centro. Éstos, incluso, han constituido una Plataforma para denunciar una situación que no puede prolongarse por más tiempo.

    Al contrario de lo argumentado por la Consejería de Sanidad, tal y como ha podido comprobar este grupo, los colapsos no son puntuales ni responden a picos en la demanda. Día tras día se repiten, propiciando que la atención sea paupérrima debido al excesivo volumen de pacientes. El deterioro de las instalaciones impide atender dignamente a los ciudadanos y la reforma de las mismas, una obra mil veces prometida, sigue sin encontrar su reflejo en los presupuestos de la Comunidad de Madrid. Según nos han hecho saber los profesionales del hospital, la falta de instalaciones y personal hace que se hospitalice a pacientes en salas sin la dotación adecuada, careciendo de oxígeno, aspiradores, lavabos, etc. Aunque recientemente la Consejería ha anunciado la apertura de 18 camas en la 5a planta, hay que significar que éstas no son sino 18 de las 38 camas que hubo que cerrar por una inundación durante unas obras este verano.

    Por otra parte, de acuerdo con las Memorias de actividad publicadas por el propio hospital, La Paz ha perdido desde 2014 445 profesionales y 54 camas. En el Hospital de Día se han llevado a cabo 13.000 sesiones menos, y en el quirúrgico,
    450. Los quirófanos funcionan al 73% de su actividad, mientras las derivaciones a clínicas privadas han aumentado. En esta línea, el último año se derivaron a clínicas privadas 823 ecografías y 3.706 resonancias magnéticas, mientras los recursos del hospital están infrautilizados. Últimamente, incluso se han perdido tres aparatos de tratamiento de radioterapia, que han quedado obsoletos por falta de dotación de la Consejería, obligando a los pacientes con cáncer a desplazarse al Hospital Puerta del Hierro de Majadahonda.

    Los picos de demanda existen en fases epidémicas de gripe y esto no es nuevo, ya que ocurre todos los años. En cambio, el aumento de la demanda de este servicio de urgencias, que supera la capacidad de respuesta con los recursos de los que la Consejería les dota, no es nuevo ni puntual.

    Obviamente, esta situación perjudica a los profesionales que trabajan en este hospital, trabajadores y trabajadoras de la Sanidad Pública que se dedican a cuidarnos cuando más lo necesitamos y que realizan una gran labor. La situación actual únicamente se sostiene por el sobreesfuerzo y la sobrecarga que estos trabajadores soportan. En el último estudio realizado sobre estos trabajadores, un 85,55% presentaban puntuaciones de estrés de “riesgo muy elevado”. Someter a los profesionales a estos niveles de estrés es un riesgo añadido a nuestra salud al que nos somete la Comunidad de Madrid a todos los madrileños y madrileñas que tenemos en La Paz nuestro hospital de referencia.

    La falta de previsión y organización por parte de los responsables del Servicio Madrileño de Salud viene repitiéndose desde hace muchos años. Existe una ausencia de planes generales de salud que contemplen la correcta coordinación de
    todos los niveles asistenciales para atender adecuadamente los picos de demanda previsibles y realizan una nefasta política de recursos humanos, con plantillas estructurales insuficientes, sobrecargadas, y afectadas enormemente por la precariedad. A esto hay que unir la política de deterioro constante y deliberado inducida en el sistema sanitario por el Partido Popular en Madrid desde hace casi dos décadas. Una política de recortes y privatización (al amparo de leyes estatales como la 15/97) que supone una infra-financiación de los centros de gestión pública directa en favor del subsistema injustamente enajenado o privatizado por ellos, en contra de los intereses generales de la mayoría de la población.

    Por todos estos motivos, el Grupo Municipal de GANEMOS COLMENAR PROPONE que se adopte los siguiente ACUERDO:

    1) Manifestar la solidaridad con los usuarios afectados/as por esta situación, tanto con los pacientes como sus familiares.
    2) Manifestar nuestro apoyo a las luchas establecidas por la Plataforma en defensa de la sanidad pública y por la Plataforma en defensa del Hospital La Paz.
    3) Instar a la Consejería de Sanidad a que detenga el desmantelamiento del sistema sanitario público y asegure un adecuado funcionamiento de los servicios de urgencia, así como a que establezca una adecuada planificación, previsión y organización ante los picos de demanda asistencial que incluya la coordinación y colaboración de todos los niveles asistenciales, y una adecuada política de contratación de personal.
    4) Exigir que se asuman responsabilidades por el caos y la falta de previsión que ha llevado a la situación calamitosa en el Hospital La Paz, así como en otros centros sanitarios de la Comunidad de Madrid.

  • 18 de enero, 2018 - Mociones

    La Sanidad Pública en España era un ejemplo de servicio público con calidad para el resto de los países. Con excusa de la crisis, los gobiernos del PP la han degradado y desmantelado, a cambio de potenciar la sanidad privada. Así se
    evidencia por:

    1. Unos presupuestos insuficientes y los recortes en la Sanidad Pública.

    Los presupuestos en la Sanidad de Madrid llevan años siendo insuficientes (por habitante y por año) e inferiores a los del resto de las CCAA. Esto genera dos consecuencias altamente importantes: el deterioro de la calidad de la sanidad pública madrileña, y el aumento de la deuda por la insuficiencia presupuestaria. Además, a esta insuficiencia hay que sumar los recortes sanitarios de los últimosaños: un 19% en el año 2013 frente a los valores de 2009. Los últimos años ha habido un pequeño incremento, pero se está lejos de recuperar los valores de 2009.

    Estos hechos tienen una clara repercusión en el personal sanitario, que ve reducidas sus plantillas y precarizadas sus condiciones laborales, con una tasa de  temporalidad en 2016 del 33%, lo que da lugar a 25.000 profesionales temporales.

    La situación en las plantillas es tan deficitaria que se restringen mucho las sustituciones por permisos u otros motivos, se siguen cerrando camas en los hospitales, y generando enormes listas de espera quirúrgica o de diagnóstico.

    En el caso de la Atención Primaria​, en la Comunidad de Madrid el promedio de médicos por 1.000 habitantes pasa de 0,69 en 2012 (frente al 0,79 de promedio en las CCAA) a 0,64 en 2016; y el de profesionales de enfermería de 0,51 en 2012
    (frente al 0,66 promedio de las CCAA) a 0,50 en 2016. Desde 2012 hasta hoy, se ha disminuido en 500 el número de profesionales en Atención Primaria. Estos datos explican el tiempo de demora en conseguir cita con el médico de familia, el aumento de las reclamaciones y el aumento de urgencias en los hospitales (6,2% en los años
    2014 y 2015).

    En los hospitales se ha producido una disminución paulatina del número de camas instaladas y en funcionamiento, aparte de la menor dotación en la Comunidad de Madrid (2,45 camas/1.000 habitantes) frente al promedio del resto de las CCAA (2,64). Además, sólo el 81,42% de las camas instaladas están en funcionamiento. En 2012 había 14.749 camas instaladas en los hospitales públicos y este número bajó a 13.504 en 2016. Han aumentado las listas de espera​. En septiembre de 2017 el número de pacientes en lista de espera quirúrgica era de 82.758; en marzo de 2016, 79.737, y en junio de 2005, 27.672. En estos datos se observa una clara tendencia al alza, después de abrir 11 hospitales nuevos. El número de pacientes, el 30 de septiembre de 2017, en lista de espera de consultas externas era de 403.338, y en espera de pruebas diagnósticas 118.273, danto un total de 604.369 (9,29% de la población madrileña).

    2. La política de privatizaciones

    La política de privatizaciones del PP en la Comunidad de Madrid, que comenzó años antes de la crisis, ha conducido a que Madrid sea la Comunidad Autónoma más privatizada, con un 33,5% de camas privadas del total, con un 30% de recursos de alta tecnología en los centros privados y con un 10,6% de gasto sanitario público en conciertos. El porcentaje de gasto sanitario público dedicado a conciertos ha pasado de un 7,57% en 2012 a un 11,7% en 2016.

    Desde el año 2012, se ha doblado el número de camas hospitalarias privadas financiadas públicamente (desde 782 a 1.531), mientras que se han reducido 1.200 camas en los hospitales públicos de gestión directa, disminuyendo en 496 el número de camas totales.

    Hay 11 hospitales de gestión privada o semiprivada, y es vergonzosa la derivación de consultas con especialistas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas que se hacen a los centros privados desde la sanidad pública, gracias al Centro de Llamadas, de gestión privada. Además de la privatización total de la extracción de sangre periférica y de programas preventivos, como la detección del cáncer de mama.

    3. Audita Madrid (​Auditoría Ciudadana de la Deuda en Sanidad)

    Según el informe “Corrupción en la sanidad”, publicado en noviembre de 2017, la Consejería de Sanidad adjudicó en 2016, 1.443 contratos a empresas privadas por un importe superior a 700 millones de euros y, además, contratos menores por un importe de 698 millones de euros,

    Basándose en un informe de la Comisión Europea del 2013, que indica que entre un 10 y un 25% del gasto de la contratación pública para la provisión de materiales sanitarios se pierde en prácticas corruptas; esta organización calcula que el sobrecoste debido a posibles prácticas corruptas llevadas a cabo en la Sanidad pública madrileña podría oscilar ​entre 140 y 350 millones de euros.

    4. Plataforma en defensa del Hospital La Paz

    El hospital de referencia de nuestro municipio es La Paz. En los últimos días las noticias sobre la situación de Urgencias en este hospital han vuelto a encender todas las alarmas. En este hospital, la media de espera para cirugía son 4 meses.
    En verano se cierran 400 camas entre La Paz, Cantoblanco y Carlos III. La respuesta, que han dado al problema de urgencias de La Paz, y que ha sido recogida por los medios de comunicación, ha ido dirigida principalmente a acallar las protestas, más que a solucionar los problemas. Se anunció la apertura de 40 camas, se hizo la presentación a bombo y platillo con flamantes camas. Pero estas pertenecían a Traumatología, de la quinta planta y, una vez finalizado el acto, las camas volvieron a su origen y se habilitaron 18 camas viejas.

    5. Falta de médico en el servicio de Urgencias de Colmenar Viejo

    El propio Alcalde ha solicitado una reunión al Consejero de Sanidad para abordar la falta de recursos humanos en las Urgencias colmenareñas. De hecho, el 10 de enero, los usuarios del servicio de urgencias de Colmenar Viejo han tenido que soportar largas esperas hasta que se ha desplazado personal sanitario desde otros municipios. Es imprescindible abordar la falta de personal sanitario en el servicio de urgencias en una población de 50.000 habitantes, entre los que tiene que haber personal para atender las urgencias pediátricas, como así se ha venido reclamando por la inmensa mayoría de la población.

    Ante esta situación del grave deterioro de la Sanidad Pública madrileña, y bajo el prisma de que todos tenemos derecho a la protección de la salud, proponemos a Pleno del Ayuntamiento la aprobación de los siguientes ACUERDOS​:

    1. Instar a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid a que refuerce la Atención Primaria en todos los municipios, hasta alcanzar el promedio del resto de las Comunidades Autónomas: 0,79 médicos y 0,66 profesionales de enfermería por 1.000 habitantes.

    2. Instar a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid a reforzar las plantillas de las urgencias de seis hospitales públicos de Madrid, disminuyendo la cantidad dedicada a los conciertos económicos con hospitales privados.
    3. Que, en relación al Hospital Universitario La Paz, y de cara a mejorar las urgencias hospitalarias, dicho incremento presupuestario ascienda al menos a 715.000 euros.
    4. Instar a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para que el Servicio de Urgencias de Colmenar viejo esté suficientemente dotado de personal.

  • 18 de enero, 2018 - Noticias

    Los repetidos colapsos y la saturación constante de las urgencias del Hospital de La Paz de Madrid, han llevado a las candidaturas vecinales de Ganemos Colmenar y Ganemos Tres Cantos a reclamar una solución inmediata, a uno de los problemas más graves que viven los vecinos del norte de Madrid.

     

    La iniciativa se ha tomado tras la negativa de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, a reconocer la situación de colapso en la que se encuentran las urgencias de la comunidad de Madrid.

     

    Ganemos denuncia que "la situación de caos" de las urgencias no es un hecho puntual, sino "resultado de los recortes y el intento de desmantelamiento de la Sanidad Pública". Pero no es sólo el colapso de las urgencias de la Paz lo que preocupa a ambas candidaturas, que también ponen el acento en la “intolerable” lista de espera.

     

    Maria Jesús Martín, Portavoz de Ganemos Tres Cantos, explica que lo que piden a la Consejería de Sanidad de la Comunidad es “que refuerce la Atención Primaria en todos los municipios, hasta alcanzar el promedio del resto de las Comunidades Autónomas:  0,79 médicos y 0,66 profesionales de enfermería por 1000 habitantes.” Por su parte, Pablo Aldama, de Ganemos Colmenar insiste en que la solución es muy sencilla, “bastaría con reforzar las plantillas de las urgencias de seis hospitales públicos de Madrid, disminuyendo la cantidad dedicada a los conciertos económicos con hospitales privados. Lo que supondría un incremento de 715 mil euros los presupuestos del Hospital Universitario La Paz para mejorar las urgencias hospitalarias.”

     

    La situación también ha sido denunciada por La Plataforma en Defensa del Hospital de La Paz, que organiza este mismo domingo  21 de enero a las 12 horas una concentración frente a La Paz bajo el lema “Por unas Urgencias Dignas” donde quieren poner de relieve la enorme gravedad de estos colapsos y la situación de riesgo para su seguridad en la que la Consejería de Sanidad coloca a los usuarios del servicio de Urgencias.